30 mayo 2009

El día de Canarias y la cultura

Hoy celebramos en Canarias el día institucional de la comunidad autónoma. Y, como no podía ser de otra manera, se han organizado varios actos que pretenden poner de manifiesto las señas de identidad del Archipiélago y la grandeza de su cultura. Hasta ahí perfecto, como idea nada que objetar. El problema es que, invariablemente, todo acaba siendo una glorificación del tipismo y el folklore.

Que nadie me malinterprete: no tengo nada en contra de las manifestaciones más típicas de “lo nuestro” (expresión que se ha erigido ya en toda una categoría estética: en Canarias tenemos “lo bello”, lo sublime” y “lo nuestro”). Es más, yo desayuno todos los días con gofio (de millo, para más señas); mi abuelo participa en una rondalla de la asociación de vecinos, lo cual me parece maravilloso porque así el hombre tiene vidilla a pesar de la edad; en casa todos los Viernes Santos nos inflamos a sancocho de cherne salado; e incluso defiendo que “La cantata del mencey loco” de Los Sabandeños y “El romance del Corredera” de Mestisay son grandes obras de la música popular. Vamos, que no me molestan las isas, las folías y las romerías.

Lo que me molesta es que sea eso lo único que se glorifique en estas festividades.

¿Es que no hay cultura más allá del zurrón del gofio que les traigo aquí bajo la farola del mar? ¿No hay grupos de rock, de jazz, de blues, de hip-hop? ¿No hay dibujantes de comic? ¿No hay fotógrafos? ¿No hay pintores y artistas plásticos que tengan otros horizontes estéticos más allá de las marinas y los paisajes de Las Cañadas? ¿No hay escritores que se dediquen a la novela negra o, incluso, a la ciencia ficción? ¿Cineastas cuyas películas trasciendan el costumbrismo que aquí tanto se destila? En fin, ¿es que no hay nada más allá de aquello que la oficialidad nos pretende imponer?

Por supuesto que lo hay, y mucho, y bueno. El problema es que no se le da bola. No interesa a las instituciones y, lo que es peor, incluso se minusvalora. Estoy convencido de que para muchos, “No-Do", la próxima película de Elio Quiroga, no es cultura canaria porque es una película de terror en la que no salen vistas molonas de la playa de El Golfo en Lanzarote.

Prueba de todo esto es la programación de la televisión autonómica prevista para hoy: la típica gala con la pachanguita habitual, una romería desde Las Palmas, un Canarias Directo especial que no hace falta ser adivino para saber con qué clase de cosas va a conectar… lo de siempre.

Para disimular, ponen cine canario… a partir de la medianoche: “La caja” de Juan Carlos Falcón y una selección de cortos de cineastas isleños (incluido “Algo que aprender” de Eugenia Arteaga, compañera de fatigas en el Aula de Cine de la Universidad de La Laguna), que claro, a esas horas, si lo ve alguien, es porque acaba de llegar a casa chuzo perdido de la romería que retransmitió “la Nuestra”). Poner esas películas a esas horas y no poner nada es lo mismo, desde luego, no es lo que yo entiendo como difundir la cinematografía autóctona.

En suma, sé que lo que he escrito puede molestar a algunos y ser malinterpretado por otros. Pero insisto: cultura canaria sí. Pero toda, no sólo la etnográfico-folclórica (que, repito, me parece perfecto que exista y defienda).

5 comentarios:

Anónimo dijo...

De acurdo. Gracias por la parte que nos toca.

Feliz Día de Canarias

Bardino7

Ligia dijo...

Totalmente de acuerdo, Acaymo. Y al que le pique, que se rasque.
Saludos ¿canarios?

Josemi dijo...

Gracias, Acaymo, por tus reflexiones. Me han dado qué pensar. Sin embargo, repaso el programa oficial de actos del Día de Canarias y observo mayor "equilibrio" del que tú refieres:

http://www.gobiernodecanarias.org/cultura/actividades/diacanpres130509/diacanpres130509.html

Soy asiduo visitante del Espacio Canarias en Madrid y te puedo decir que apenas hay actos que tengan que ver con la cultura "etnográfica-folklórica", como la denominas. Más bien, hay un absoluto predominio de esa otra cultura que insistes en separar y concebir como algo diferente. Precisamente, el último acto fue un interesantísimo repaso al Festival Canarias Rueda. Cuando buceo en el programa de actos de Septenio, me parece francamente interesante, aunque seguramente tenga aspectos criticables.

Por otra parte, aunque no soy muy partidario de tener una visión parcelada de la cultura, de esas dos culturas de las que hablas, ¿cuál dirías tú que lo tiene más difícil para sobrevivir en la sociedad actual?

En fin, un saludo y gracias otra vez por tus reflexiones.

Josemi

Acaimo G. Sarmiento dijo...

Bardino 7: Igualmente!

Ligia: Tampoco quiero que nadie se pique, ni polemizar por polemizar. Me considero canario, presumo de ello cuando puedo. Simplemente, que me molesta que a veces desde las instancias oficiales se centren sólo en lo más tópico, nada más.

Josemi: De acuerdo con eso último que planteas, que la cultura "tradicional" lo tiene más complicado para sobrevivir. Por ello en ningún momento he pedido que desaparezca, o que la cultura "moderna" la sustituya. Lo que planteo es que en el Día de Canarias, convivan ambas en igualdad de condiciones, nada más.
Y con lo de cultura "etnográfico-folclórica" no quiero sonar despectivo, creí que sería un término preciso. El caso es que, del mismo modo que me molesta la preponderancia de esa cultura aquí, me molesta igualmente eso que dices de que en Madrid está ausente de la oferta del espacio cultural que mencionas.
Da la sensación de que se pretende dar dos caras diferentes de lo que es la cultura canaria: en la capital del reino ponemos las cosas más modernitas para parecer cosmopolitas, y en las islas la más tradicionales para parecer apegados a la tierra. Y aunque entiendo que son públicos distintos que exigen "productos" diferentes, lo honesto sería ofrecer en ambos ámbitos una muestra representativa de todo, desde lo más tradicional a lo más innovador.

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo.

Yeray R.M.