02 junio 2009

Elecciones europeas sin Europa

¿Son imaginaciones mías, o la campaña de las elecciones europeas 2009 está siendo una auténtica mierda? Iba a poner algo más delicado, pero al verdad es que sólo me sale mierda, lo siento. Básicamente, porque los candidatos ya llevan semana y media ensuciando el paisaje urbano con sus vallas y el entorno audiovisual con sus diatribas, y aún no han hablado de Europa. Puede que de pasada, pero nada sustancial, cuando debería ser lo principal.

Si compramos una revista de jardinería y en ella sólo se hablaran de fútbol, ¿cómo la definiríamos? Si viéramos una película de Steven Seagal sin escenas de absurda violencia gratuita, ¿cuál sería nuestro juicio? Si escucháramos una versión reaggeton de “Las bodas de Fígaro”, ¿de qué modo la describiríamos? Pues esto es lo mismo: a una campaña para las elecciones europeas sin Europa, ¿con qué expresión deberíamos calificarla? Pues eso: una mierda de campaña. Puede ser pinchada en un palo o no, ya eso lo dejamos a su conciencia cívica, pero la naturaleza coprolítica de la cosa creo que ya ha sido expuesta aquí con suficiente rotundidad.

Estas elecciones parecen una reedición de las generales, en la que se habla del avión de ZP, de los trajes de Camps, de las listas pro-abertzales y del paro en España. Vamos, temas todos ellos muy en boga en Estrasburgo. A lo mejor mi cabreo es un poco irracional, pero particularmente me molesta que hablen de cosas que no vienen a cuento.

Lo admito: nunca he comprendido bien para qué sirve el Parlamento Europeo. Sólo sé que es el cementerio de elefantes políticos secundario de España (el primero es el Senado, otra cámara abstrusa) y otro dispendio del erario público cuya función real sospecho que es darles un cargo a los muchachos de los partidos que se han quedado sin puesto. Cada año entra en política más gente que se suma la que ya está en ejercicio. Y claro, hay overbooking institucional, no quedan cargos suficientes y no se los va a nombrar asesores a todos, cantaría mucho tanto asesor ocioso por ahí suelto. Así que hala, a Estrasburgo.

Precisamente porque el Parlamento Europeo, la función de sus señorías y el funcionamiento de la compleja maquinaria de la UE son materias tan opacas para la ciudadanía, los candidatos deberían hacer un mayor esfuerzo didáctico para explicar mejor qué diantres se vota. En su lugar, han seguido explorando los temas del día a día nacional y por ello, mucha gente irá a votar en función a la política nacional, y no en funciónalos proyectos para la europea (que es lo que en el fondo desean los partidos).

Ya hemos hablado aquí de que últimamente en las elecciones se hacen campañas para propiciar que el electorado vote por razones más relacionada con el carisma personal de los candidatos que con sus argumentos políticos. Pero es que en esta ocasión la cosa ya ha llegado al absurdo: no se aborda la que se supone que es la materia principal.

Pues nada, sigan así, señorías. Pero luego no me lloren el próximo domingo, cuando comprueben que la participación ha sido muy baja.

5 comentarios:

Quir-before dijo...

Lo comparto completamente compañero. La política, hoy en día, está llena de impresentables. Cada vez menos vocación, menos compromiso, menos entrega... y más vergüenza. Por supuesto, ajena. A estas alturas de la película, no sé si alguno de ellos la tiene. Apostaría a que no vota ni el 40%.
Qué mal huele todo esto!

Anónimo dijo...

lo de la baja participación es una obviedad. Lo s resultados haran que unos u otros recurran a esa "baja participación" como excusa, pero no sucederá por que en realidad no es motivo a tener en cuenta. En efecto un gran porcentage de los votantes no saben a que se debe el sufragio y sobre todo en que modo pueden sus resultados actuar sobre la ciudadanía, y puede ser que, en efecto, aquello no sea más que una congregación abstrusa.

Anónimo dijo...

CUANDO QUIEREN COMPARAR LA UE CON EL FEDERALISMO DE ESTADOS UNIDOS SE OLVIDAN DE QUE EN EUROPA HAY DOS DOCENAS DE LENGUAS Y EN EE,UU. SE HABLAN VARIAS PERO LENGUA-LENGUA EL INGLÉS.

BARDINO7

Anónimo dijo...

Sí, es la semana de la reflexión de la euroastenia. Llevo diciéndole a los alumnos desde antes de la campaña que vayan a votar. Ahora les digo que me da igual, que estoy euroasténica y que hagan lo que quieran. Pienso que deberíamos ir todos, pero a votar en blanco, para que no digan que me quede en casita porque tenía mejores cosas que hacer, o el día estaba bueno y me fui a la playa. El otro día ví un debate y solo se recordaban cosas del franquismo (tú me dirás pa qué) y el otro así de sopetón nombró el plátano de canarias, me imagino que para que todos los canarios que votaran a coalición, se lo pensaran bien. Fue el único momento en que atendí, a ver qué decía, pero no pude, me entró un sopor. Vaya oratoria, vaya kk de discurso, y vaya manía les ha entrado en sacar los trapos sucios de España, si estamos votando a Europa. Llegará un momento en que en vez de insultarse a lo Góngora y Quevedo, lo harán al estilo de Belén Esteban y la Campanario. Pero lo peor de todo es que nadie dice nada, nadie opina, nadie contesta, ni nadie se organiza en plataforma para que les canten las cuarenta. Todo el mundo está muy ocupado en superar la crisis. Cande.

DRIADA dijo...

Una vez más están siendo un verdadero incordio ¡menuda falta de imaginación y de proyectos lo único que saben hacer es levantar aceras