25 noviembre 2009

¿Qué pasará sin el Emule?

Ayer el Parlamento Europeo aprobó una directiva que da luz verde para que las autoridades corten la conexión a aquellos usuarios que descarguen archivos con copyright sin necesidad de que medie una orden judicial. Al parecer, se da año y medio a los países miembros para que adapten sus legislaciones nacionales a esta norma.

Esta medida sin duda “solucionará” el problema de las grandes productoras de contenidos audiovisuales, pero a su vez generará otros diferentes. Van a producirse situaciones curiosas:

-¿Aceptaremos pagar 40 euros por el ADSL si ya no podemos descargarnos películas? Porque para ver el correo y una web, con un mega vas que te matas…

-Relacionado con lo anterior: por salvar a la industria audiovisual, ¿no se le va a hacer la puñeta a las operadoras de telecomunicaciones, que podrían ver cómo sus usuarios se mudan a contratos de menor banda ancha y más baratos (con la consiguiente pérdida de ingresos)?

- Situación preocupante 1: ¿Seguirán vendiendo CDs a 18 euros y DVD a 24? Está demostrado que ese precio es desorbitado y que, además (y al igual que pasa con los libros) lo recaudado se reparte de manera harto injusta, pues el menor porcentaje va para los autores. El fin de las descargas P2P podría ser utilizado como argumento para que las productoras defiendan sus abusivas tesis y mantengan (o incluso suban) los precios

-Situación preocupante 2: ¿Significa esto que no se le va a meter mano a la SGAE? Porque con descargas o sin ellas, ya hemos visto en este mismo blog que se trata de una organización muy siniestra. Defender los derechos de los creadores sí, pero de manera transparente, igualitaria con todos los artistas y sin recurrir a técnicas mafiosas.

-¿Se pondrá las pilas el cine español? La “piratería” ha sido la gran excusa para justificar sus malos resultados de taquilla, y encima era un pretexto falaz, ya que en las redes P2P las películas nacionales (salvo las de Torrente y las de Lucía Lapiedra) no eran los contenidos más populares, precisamente.¿A quién echarán las culpas cuando, dentro de un par de años, se compruebe que el índice de espectadores de cine español sigue siendo ridículo?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tú alucinas al suponer siquiera lejanamente que se le puede hacer una sola mella a la pintura de la SGAE. Con esta organización, a la que por cierto pertenezco pero donde no me dejan votar (lo explicaré otro día, pasa lo mismo que con la ONCE, que no se sabe muy bien cómo han crecido, y ahora acumulan tanto poder y tanto dinero que no hay manera de enfrentarse a ellos. Y, claro, ya sabemos que los Gobiernos no se pelean con los forzudos.

Bardino7

Damian dijo...

Lo que me gustaría saber es lo que piensa la UE de la doble imposición e impuesto al presunto delincuente (mira que hay que ser cabrón para comprar una impresora). Habría que ver si no nos cuesta más que el Estatut de Catalunya y me extraña que nadie haya interpuesto recurso de constitucionalidad.
Casi lo más grave no es que corten la conexión si me bajo contenidos registrados, que realmente no me importa, porque si se quedan sin cuota de mercado, ya bajarán los precios. Lo que me preocupa es que puedan vigilar lo que quiero intercambiar, a qué nivel de detalle y que se pueda hacer sin las suficientes garantías... como SITEL.

Frangarod dijo...

Creo que lo de meterle mano a la SGAE va a seguir siendo un sueño cercano a la utopía, y simplemente porque, como bien dices, es una organización muy siniestra, con actuaciones muy oscuras que me temo alcanzan a altas esferas de nuestro gobierno. Si no, que alguien me explique por qué su voz es siempre tan tenida en cuenta a la hora de legislar en materia audiovisual.

En cuanto a la nueva directiva de acceso a Internet, es tan ambigua, que es casi imposible adivinar por dónde soplarán los vientos en cada país. Eso sí, queda bien claro que bajo la sentencia de que el acceso a Internet podrá restringirse "únicamente tras un procedimiento justo e imparcial, que incluya el derecho del usuario a ser escuchado" cabe prácticamente cualquier medida que los gobiernos de turno deseen adoptar. Y esto conduce de nuevo, de manera irremediable en el caso español, a la SGAE, y a la presión que sus mafiosos dirigentes puedan ejercer sobre nuestros legisladores.

Anónimo dijo...

Está bien eso Damián: "Mira que hay que ser cabrón para comprar una impresora". Ya sabes, siguiendo tu discurso, el mundo está lleno de degenerados que compran DVDs vírgenes, de psicópatas que compran reproductores de música, de asesinos en serie que compran televisores, fotocopiadoras...
Jajajaja

Bardino7